No los propagues. ¡PARALOS!

Mantener las manos limpias ayuda a reducir el riesgo de transmisión de gérmenes.

Jose Carlos Galvañ | Delegado Comercial
14/11/2023 | Actualizado: 14/11/2023 14/11/2023
0 | 0 0 valoraciones
68
No los propagues. ¡PARALOS!
Compartir:

Mantener las manos limpias ayuda a reducir el riesgo de transmisión de gérmenes. Con la llegada del invierno, es el momento de estar preparados y facilitar los productos esenciales en el lugar y momento adecuados para fomentar la higiene de manos.

Temporada de gripe: cómo utilizar el programa de Higiene Específica para ayudar a mantener los hábitos de higiene en sus instalaciones este invierno. De cara a los meses de invierno, puede existir una preocupación real de que las tasas de infección por gripe y resfriado empiecen a aumentar de nuevo. Esto, unido a una mayor concienciación pública sobre los peligros que plantean las enfermedades infecciosas tras la pandemia, exige la aplicación de enfoques comunes en materia de higiene, basados en un claro conocimiento científico de los modos de transmisión y dirigidos a prevenir la propagación de infecciones en espacios públicos. La temporada de gripe es una oportunidad para subrayar el papel del comportamiento individual a la hora de garantizar la higiene y reducir el riesgo; todo el mundo debe ser consciente de que tiene un papel que desempeñar en la prevención de la propagación de infecciones. La ciencia: Romper la cadena de infección en los espacios públicos Los espacios públicos, incluidos los centros comerciales, las oficinas, las instalaciones de fabricación, las escuelas, los gimnasios, los centros de transporte y los centros de venta al por menor, son lugares en los que el riesgo de transmisión de infecciones es elevado, ya que son lugares en los que muchas personas diferentes entran en contacto, interactúan y tocan superficies comunes. Existe la idea errónea de que las superficies que se tocan habitualmente son intrínsecamente los puntos de mayor riesgo y que, por tanto, la solución es desinfectarlas. Una mejor manera de pensar en la transmisión de infecciones es considerar los momentos en los que puede producirse la transmisión y el papel que desempeñan en ellos las personas y las superficies de su centro. El principal modo de transmisión de infecciones son las manos, que propagan los agentes patógenos de las personas infectadas a otras personas y superficies, y que pueden contaminarse al tocar superficies comunes compartidas, como pomos de puertas, barandillas de escaleras, etc. Lo más importante es que no son las superficies en sí mismas las que crean el riesgo, sino la conducta de tocar esas superficies sin practicar una adecuada higiene de manos. Aunque la desinfección periódica de las superficies que se tocan con frecuencia desempeña un papel importante en la gestión del riesgo, no puede crear por sí sola un entorno seguro, ya que se pueden volver a contaminar con frecuencia. En esta temporada de gripe, una de las mejores formas de minimizar el riesgo y crear espacios públicos y lugares de trabajo seguros y saludables es apoyar el cambio de comportamiento hacia una cultura en la que los momentos de riesgo estén claros para todos y en la que se practique la higiene específica en esos momentos.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?


He leído y acepto la política de privacidad